miércoles, 9 de mayo de 2012

Varios en uno solo.


Era ese momento del día que el tanto disfrutaba, mateaba al lado de la radio escuchando las noticias, las mismas que ya había escuchado en la mañana y al medio día mientras esperaba la llegada de su compañera, ya a esa altura de la vida no la veía mas como un amor aunque si le brindaba todo el poco cariño que él tenía para brindar. Algo que día a día hacía, una rutina pero de esas rutinas lindas, a las que a uno le hacen falta cuando no las tiene. En si su vida se resumía a una rutina, el levantarse todo los días a la misma hora, higienizarse, desayunar y salir rumbo al trabajo. Ahí pasaba de sol a sol, ganándose la sobrevivencia. Siempre fue un tipo de pocas palabras, de largas miradas en las que decía mucho más que en las largas charlas en el bar con los parroquianos del lugar, siempre le gusto mas escuchar que exponer, y no era porque no tuviera de que hablar. En su vida le habían sucedido las cosas más extraordinarias que uno pueda imaginar.
Aquella noche no pudo dormir temprano, hubo algo que lo mantuvo atrapado hasta largas horas, siempre fue un hombre puntual, pero aquella noche hizo la excepción a la regla. Salió a caminar por las calles angostas del pueblo, la brisa de la madrugada levantaba la tosca de las aquellas y en el ambiente se respiraba olor a lluvia.
No estaba preparado para vivir lo que el destino le tenía planeado, iba a ser de esos momentos en los que a uno no lo preparan en la escuela. Ni Dante Alighieri hubiera podido describir tal escena. Lo primero que sintió fue un fuerte escalofrío que le baja por la espalda, seguido de una parálisis total de su cuerpo, sin siquiera poder pestañar. Solo podía contemplar aquel pequeño cuerpo en un charco de sangre debido a las 13 puñaladas que le asesto. No lograba entender como alguien había logrado cometer tal atrocidad, ¿Qué se le puede cruzar por la cabeza a un ser humano para llevarlo a cometer semejante barbaridad? No encontraba respuesta y seguramente nunca la fuera a encontrar.
La gente del pueblo estaba desesperada, caían uno tras otro, nadie encontraba motivos, por su lista habían pasado delincuentes, políticos, gente honesta y hasta niños que ni siquiera entendían la gravedad del asunto. El comisario del pueblo siempre había sido un inepto, pero como era el sobrino de un alto mando en Montevideo un día entro en la fuerza policial y solo tenía claro que de la comisaria iba a salir con los pies para adelante. Pero aquella situación lo supero, no se podía seguir haciendo la vista gorda, la gente se empezaba a impacientar en busca de respuestas pero él no las podía dar no porque no las tuviera sino porque su estado de borrachera desde la mañana hasta la noche le impedía hacer su trabajo. En un momento de lucidez pidió refuerzos a la capital, que le mandaran “los milicos inteligentes” fue su pedido y  no se refería.
No sabía que las cosas habían cambiado, estaba vez la suerte no iba a estar de su lado que  desde hacía un tiempo siempre que caminaba lo hacía acompañado, que estaban atrás de él. Es que él no era quien pensaba ser. Cuando las luces de la camioneta del comisario lo empezaron a iluminar empezó a notar que sus manos estaban manchadas de sangre al igual que su ropa y su cara. No entendía el porque si él no había tocado el cuerpo, no entendía que hacia ahí y porque estaba en el lugar. Pero ese día todo se iba a terminar, ese día no iba a ir a una cárcel con rejas y guardias, sino que su celda era una acolchonada y con enfermeros. No solo iba a ir el, sino que con él se iban a ir todas sus vidas, todas sus personalidades, todos sus “yo”.

11 comentarios:

  1. ta buenazo manso, pero vamo arriba viejo dale una leida antes de publicarlo

    ResponderEliminar
  2. Coincido, buen relato pero pegale una pulida antes de publicarlo, hay errores machazos! Salú gran cuentista!

    ResponderEliminar
  3. me decepcionaste manso,perdoname que te diga...igual vas seguir siendo mi idolo por siempre y jamas!!!
    Arregla esos textos rataaaa!!!

    ResponderEliminar
  4. a mi me re gusto manso, esta re bueno. aunque los últimos párrafos están medios confusos, aunque yo se porque paso esto y justifica. manso te felicito
    abrazo grandee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pa estos dos en q andan?
      no podias colegir a dos manos porque la otla estaba ocupada?
      o algo pol el estilo?

      Eliminar
  5. La expresión es la siguiente: :O
    Aplausos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :o = cara de asombro.

      Eliminar
    2. eso es cara de "ohhh..."

      Eliminar
  6. hey, hey! esa es mi frase! Además de los $100 que ya te gané me vas a tener que pagar derecho de autor.
    Te llegó mi mensaje "pelotudo"? *

    *1 - frase de cabecera de manso sosa.

    ResponderEliminar
  7. Nueva faceta de El Manso? Bienvenida sea! Y si, corrija antes si es posible...

    ResponderEliminar