lunes, 21 de octubre de 2013

Ojos

mi padre
mateaba
con el crepúsculo
toreaban al silencio,
entre treguas
yo lo escuchaba:
juraba
que todo lo vio
(desde un principio)
en los ojos de mi madre:
la locura
saliendo del horno / destapado
las camas destendidas
para siempre,
había que escucharlo
a mi viejo
esa voz gruesa
esa gravedad
de tambor
la historia de los ojos:
de una
mujer

                         Seoane

4 comentarios:

  1. mucho mas que un poema. IMPECA my friend, se extrañaba.

    ResponderEliminar
  2. que lindo! me gustó mucho, lo imaginé... gracias

    ResponderEliminar
  3. Bien seoane, rompiendo el silencio y el vacio tomandroguero. Me gusto.

    ResponderEliminar